De Argentina al Mundo con la mejor calidad.

Exportamos POP desde Hughes hacia EEUU.

 

DSC01969

“Para nosotros es como exportar naranjas a Paraguay”, dice Alberto Marchionni, propietario de la empresa agropecuaria santafesina que lleva su nombre.

 

Y tiene razón para hacer la comparación. Es que la empresa, una fuerte exportadora de maíz pop-corn, acaba de enviar este lunes 10 contenedores a los Estados Unidos, justamente el principal productor del mundo del cereal que, por excelencia, acompaña a la coca a la hora de ver películas en el cine.

 

Es interesante ve cómo salió el negocio. Marchionni fue parte de la delegación de empresarios que viajó a China hace un par de meses junto con el gobernador Antonio Bonfatti. Allí hizo contactos con un broker chino, que le consiguió el negocio de exportación a los Estados Unidos. Una oportunidad que se abrió porque el país del norte tuvo una mala cosecha y ante una demanda muy firme de pop corn no le quedó que salir a buscar proveedores externos.

 

Marchionni contó el negocio esta mañana en el marco de la presentación que Bonfatti hizo en la Bolsa de Comercio de Rosario de la flamante oficina comercial de Dubai en Santa Fe; una reunión que colmó de hombres de negocios el salón Cordiviola de la entidad bursátil y en la que la iniciativa provincial se llevó el respaldo empresario.

 

Marchionni es una semillera con planta fabril en Hughes que produce 10 mil toneladas anuales de maíz pop que y que desde hace 8 años las exporta en su totalidad a 40 países en los cuatro continentes, siendo las naciones árabes sus principales clientes.

 

“Nosotros empezamos en este negocio trabajando para Cargill industrializando el maíz pop. Luego, hace unos 8 años, ellos se retiraron y nosotros como que lo heredamos y al decidimos continuar en soledad porque teníamos las máquinas de última generación y el conocimiento. Hoy trabajamos con tres brokers internacionales y exportamos el 100% de la producción, que sale embolsada y con marca propia”, cuenta a punto biz Marchionni.

 

El grano que industrializa viene de campos producidos por ellos en un radio de 200 kilómetros a la redonda de Huges. La empresa produce 40 mil toneladas al año dedicando el grueso a las semillas de soja y trigo. “Tenemos dos plantas para no mezclar la producción. Una es exclusiva para el maíz pop con todos los sellos y requerimientos de calidad que exige el mundo”, contó el empresario.

 

El maíz pop trajo otros negocios como el del garbanzo. “Son los propios clientes a los que vendemos el maíz que nos piden garbanzo”, cuenta.

 

Y como la clave está en generar más valor agregado, en la actualidad están invirtiendo en I+D. “Estamos avanzando en la genética del pisingallo produciendo híbridos no sólo para mejorar rendimientos sino también para alcanzar el k-10 que es el tipo que más se usa por sus características”, cuenta. “También trajimos 400 líneas de garbanzo y estamos avanzando en dos variedades con el objetivo de subir el milimetraje, para hacerlo más rendidor, y además darle más resistencia a la rabia, que arrasó en la zona”, cuenta Marchionni.